Corrientes Rusas

ondasLas corrientes rusas se llaman así porque fueron desarrolladas en Rusia como una variante de la corriente alterna de media frecuencia. Su interés para el tratamiento de la silueta radica en que producen un gran efecto excitomotor con escasa estimulación sensitiva. Es decir, consiguen un efecto tonificante más marcado porque se pueden aplicar intensidades más elevadas sin que resulten molestas para el cliente.

Calor y electroterapia

Los métodos más innovadores combinan dos formas de remodelación corporal que actúan en sinergia.

Termoestimulación: consiste en la aplicación de color mediante placas emisoras de radiaciones infrarrojas. La difusión térmica que generan es gradual, produciendo una sensación interna muy agradable. Ejerce una acción antiálgica (analgésica) de gran utilidad para el tratamiento de la celulitis dura con mucha retención de líquidos y para desbridar las adherencias del tejido fibroso, que encapsula los nódulos de grasa.
Electroestimulación: Se realiza mediante las corrientes rusas propiamente dichas, que se complementan con otras 7 corrientes distintas. Todas ellas ellas actúan a nivel neuromuscular, produciendo dos tipos de contracciones:
-Isométrica: ejercen un efecto adelgazante debido a que producen un importante aumento del metabolismo muscular, estimulando la movilización de los depósitos grasos.

-Isotónica: propias de la gimnasia pasiva, estas contracciones musculares se producen por un tipo de corriente estable, sin subidas ni bajadas, especialmente indicadas para la rehabilitación muscular, la reafirmación, los tratamientos post-parto (tonificación de la musculatora abdominal) y la flacidez.